Las redes sociales no venden. Punto. Son un canal de marketing, no de ventas.

Parece que en el ambiente empresarial estamos invadidos por personajes buscando ser el más popular de la escuela. ¡Al carajo! No queremos ser populares, queremos ser efectivos. Queremos una máquina de ventas bien aceitada que haga “ka-ching“.

Te voy a contar un secreto de posicionamiento de marca: Si vendes te conocen, si no, nadie lo hace. Así de fácil.

Conexiones y reconocimiento

Las métricas de vanidad son la peor elección que puedes tener a la hora de medir tu efectividad en éste canal y con métricas de vanidad me refiero a número de seguidores o número de reacciones en tus publicaciones.

Esta bien, te sirven para ir generando una comunidad de seguidores que van a ver tus publicaciones y recibir retroalimentación de tus productos y/o servicios pero esos números no determinan ventas ni un retorno de inversión.

El “top of mind” surge de haber proporcionado un producto/servicio de muy alta calidad, con un precio adecuado y una atención de primera. Si después apareces y sigues comunicando cosas interesantes y adecuadas a tus clientes, la cosa cambia.

¿A quién no le gusta presumir ser popular o ser adulado por contar con un número de seguidores?

Pero la presunción nunca es buen tema de discusión con las cuentas por pagar y los objetivos de ventas.

Lo que normalmente vemos es que no hay un ambiente colaborativo entre las marcas y sus iniciativas, entre las marcas y su comunidad (he visto muchísimos perfiles que no contestan) o que sean el conector de sus clientes por qué a final de cuentas son personas con el mismo problema que buscan resolver.

La mejor forma de entrar a las redes sociales es por medio de tu estrategia de comunicación y cómo forma de atender a tus clientes.

Comunicación y atención al cliente en redes sociales.

En el día a día de nuestro negocio podemos generar toneladas de contenido para comunicar:

  • Notas de prensa contando quienes son nuestros nuevos clientes, alianzas o colaboraciones que hemos generado, contrataciones de personal clave, participación en eventos o iniciativas.
  • Artículos de nuestro blog.
  • Episodios de nuestro podcast.
  • Videos de nuestro canal de YouTube.
  • Resumen del sector obtenido mediante el monitoreo de nuestra marca.

Gran parte de este contenido se planifica con nuestra estrategia de marketing de contenido.
(En el Kit Emprendedor viene la plantilla que yo uso)

Yo he borrado el número telefónico de todos los sitios web que tengo para aprovechar mejores formas de atender a los interesados:

  • Chat en línea en el sitio web.
  • Base de conocimiento y sección de preguntas frecuentes.
  • Y por supuesto el uso intensivo de la mensajería en redes sociales. Y en público para los que así lo desean.

Atender a los prospectos en las redes sociales nos da varios beneficios. Los demás interesados pueden

  • ver las preguntas y respuestas anteriores,
  • conocer nuestra forma de atender,
  • dejar una valoración.

Hasta que manejas a la perfección estos dos temas con tus redes sociales no debes de enfocarte en sí vender o no en ellas.

Ahora imagínate que un prospecto te dijera:

“Es que vi su GIF y cómo era muy gracioso decidí comprar”

¿Nunca de los nunca, verdad?

Retorno de la Inversión (ROI) en redes sociales

Ya ha quedado claro que podemos usar las redes sociales con otros objetivos cómo la comunicación y la atención al cliente. Y ahora me voy a morder un poco la boca.

Si podemos medir la efectividad de las redes sociales en nuestro proceso de venta. En nuestro embudo de venta mejor dicho.

Digamos que hemos identificado que 1 de cada 15 prospectos que descarga nuestro ebook o recurso gratuito se convierte en cliente y es más se vuelve un patrocinador de nuestra marca. Entonces debemos de contar con un esfuerzo de marketing que tenga como objetivo la descarga de éste ebook o recurso gratuito.

  1. Define tus objetivos de conversión.Cada empresa tiene sus propios objetivos pero en todos los casos debemos de tener en cuenta una acción medible que a final de cuentas tenga un impacto monetario. Por ejemplo:
    1. Realizar una compra en tu tienda electrónica.
    2. Agendar una cita online.
    3. Descargar un recurso.
    4. Suscribirse a tu boletín electrónico.
    5. Ver un video o escuchar un episodio de tu podcast.
  2. Registrar las conversiones.El cómo registres tus conversiones variará según la red social que estés usando. Te recomiendo usar Google Analytics primero por ser gratuita y segundo por qué ya tiene predefinidas muchas cosas en el registro de estas conversiones. Las principales conversiones son:
    1. Alcance.
    2. Tráfico.
    3. Prospectos.
    4. Clientes.
    5. Tasa de conversión.
  3. Asigna un valor monetario a cada conversión.
    1. Usa el histórico de tus ventas.
    2. Al tín marín o pon una estimación intuitiva.
  4. Mide la ganancia por cada uno de los canales.Es decir, el valor monetario que le asignaste a cada conversión multiplicalo por lo que obtuvo cada canal. Si asignaste un valor de $17 y lograste 100 conversiones, entonces ganaste $1,700.
  5. Determina el total de los costos.Suma los costos del esfuerzo: horas laboradas, herramientas usadas, anuncios pagados, etc.
  6. Analiza los resultados y mejora.ROI = ((Beneficios – Costos) x 100) / CostosHazlo para cada una de las redes sociales y así obtendrás el retorno de inversión de cada una.

En resumen:

  • Las métricas de vanidad no nos sirven de nada.
  • La mejor forma de aprovechar las redes sociales es usarlas como canal de comunicación y atención a clientes.
  • Si podemos calcular un retorno de inversión de los esfuerzos de marketing en nuestras redes sociales.

Respóndeme en los comentarios tú cómo usas las redes sociales.

PD. Te recomiendo descargar el Kit Emprendedor de acá abajo.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *